Hay gente caminante que de repente aparece en mi vida.  A pesar de ser caminante también, mucha veces sus presencias aún me desafían con aprendizajes que derrumban lo que pienso ya haber aprendido. Pero nunca aprendí nada de lo que me apuntaron al contentarme con solo escuchar y luego creer o negar lo que me decían.  Tenía que encaminarme solo, en la realidad sensible del TODO-VIVO, TODO-REAL, TODO TERRENAL, TODO CELESTIAL que sus palabras solo podía apuntar, y prestar atención por cuenta propia. Y para hacerlo, tenía que empezar desde el Principio, «vaciar mis bolsillos» y SER Principiante, de VERDAD. Eso,necesariamente, implica dejar de afirmar mentiras adqueridas de segunda mano o adoptadas o repetidas porque me «reconfortaban» y empezar a PRESTAR ATENCIÓN y CUIDAR de REALIDADES VIVAS, RELACIONADAS Y CONSECUENTES más allá de mi propio confort o de mis propias «convicciones».

A veces la presencia de gente caminante se establece con tanta constancia que estamos seguros que siempre van a estar.  A veces son encuentros momentáneos. Tal vez les hacemos preguntas y tenemos conversaciones con ellos.  Preguntamos y pedimos un montón de cosas. Si tienen algo real para ofrecer para nuestra confusión y extravíos, es de suponer que no van a caber cómodamente dentro de los marcos mentales, emocionales, relacionales, sociales, y religiosos que nos llevaron a nuestras confusiones y desviaciones.

Comúnmente queremos un «cambio.» Seguidamente esperamos lograrlo sin realmente cambiar nada.  Entonces volvemos a hacer las mismas preguntas y entablar las mismas conversaciones como si, al hacerlo, la realidad que nos rodea, y nuestro desafío de abrazar y responder a ella, cambiara por seguir preguntando y pidiendo.  Si son caminantes VER-dad-eros, sus respuestas apuntan las mismas realidades VER-dad-eras. Tarde o temprano nos enseñan la puerta y nuestro pecho y nos dicen, «¿Sabes qué? el camino está allí afuera, en la realidad, y su relación con tus sentidos y tu corazón. Nadie puede ir a su encuentro en tu lugar.»

Un Caminante de las Piedras y de los Cerros Sagrados a quien me acerqué con un montón de preguntas me lo dijo muy sencillamente así:

«Para los que VEN, hablan sus OJOS.

Para los que NO ven, hablan OTRAS BOCAS.»

Quise negociar con él como si, al intentar «acomodar» lo que me decía a los marcos de mi confusión, mi realidad iba a cambiar.  Me dijo que no era dueño ni de la realidad ni de mi relación con ella. O prestaba atención, o no la prestaba. Pero eso lo tenía que hacer con mis sentidos y mi relación con la realidad.  O podía quedarme en mil ideas acerca de todo sin realmente prestar atención a la realidad de lo acerca de que tantas ideas tenía.

Caminar así es un desafío de lo que algunos amigos Cheyennes llamaban «humbilidad,» la unión de humilidad y habilidad.

La humilidad de reconocer que, al contrario de toda la supuesta «espiritualidad» moderna que nos acomoda al sentirnos bien, pero ni tan bien, al no solo abusar de la vida, pero al no hacer nada real para poner fin al abuso y a las mentiras con las cuales lo justificamos; que sea auto-abuso, el abuso de nuestros hijos, de nuestra gente, del agua o de la tierra; la realidad sigue siendo real.

Habilidad, en el sentido de que toda la Vida está participando en nuestra Aventura en Vida y nos está ayudando a entrar en coherencia con Ella.  Considerémoslo.  La Vida viene en miles de formas, a alimentarnos, a cantarnos, a orientarnos, a acompañarnos, a desafiarnos.  SER humano es una Aventura no sólo increíble, es una Aventura en la cuál todas las demás Formas y Aventuras Vivas están participando.  La Vida es un tejido hecho del Todo-Vivo.  Cada expresión viva es una Joya Viva que puede reflejar y alimentar la Belleza y la Excelencia del Todo.  No sólo venimos equipados, estamos siendo equipados para cumplir con la Realización de nuestro Ser con Respeto y en Relacionamiento Hábil de Cor-Responder al Todo-Vivo.

No soy sólo «yo.» Mi piel no sólo contiene lo que está adentro.  Con mi piel con-tengo el Todo.  Al considerarlo me encuentro en la encrucijada de la Humbilidad.

Con Humbilidad nos ubicamos en el cruce de dos Ejes del Ser: nuestro anhelo de SER y AVENTURAR en la Grandeza y la Belleza de la Totalidad de SER.  Y el anhelo de la Totalidad de SER que seamos y que Aventuremos humanamente en el Respeto y con el Regocijo de SER humano en, con, por y para la Totalidad de SER VIVO.

Lo primero es sencillo y espontaneo.  Todo niño ensimismado está obnubilado con su aspiración de tenerlo todo.  Lo segundo es mucho más desafiante: requiere salir de nuestra idiotez ensimisada infantil y con-siderar que nuestro vivir impacto al Todo-Vivo.  Es el requisito de llegar a una Vida funcionalmente Adulta y Cumplidora con el Todo-Vivo y las Generaciones pasadas y futuras quienes nos prestan el Mundo Vivo.

En la modernidad, palabra derivada del latín modo, «justo ahora mismo», hay una falta extrema de adultos funcionales.  Es imposible ser y cumplir con funciones relacionalmente adultas y contentarse con tomar decisiones cuyos contextos y consideraciones se limiten al «justo ahora mismo».

Lo que  palabras escritas apuntan no nos pueden brindar su sentido.  A todo Aprendiz de Maestra Vida nos toca activar nuestros sentidos en conexión con Vida realmente Viva.  Al sentarnos bajo un árbol, con toda la Vida que allí aparece, apagar el teléfono, y prestar Atención a Vida Real, la Humbilidad nos revela la Grandeza de la Vida y de la Invitación de SER humano, ya desde sus expresiones más PEQUEÑAS.

Por «bonito» que suene todo esto, al abrir nuestros sentidos vemos las consecuencias que ya estamos poniendo en marcha, y las que heredamos de generaciones sin, o con muy poco adultos funcionales. Las generaciones futuras no podrán escapar, por cuidado o descuido, a la naturaleza real de como nos relacionamos en realidad con la Vida. Abrir los OJOS y dejar que la realidad viva y sensible hable revela muy claramente lo que estamos haciendo de la Invitación de Vida.

¿De qué vivimos?  ¿Vivimos de cultivar Vida o de traficarla, de mecanizarla?

¿Cómo estamos caminando en realidad?  Un simple abrir de ojos es más que revelador.

Adultos funcionales realizan que si algo queremos y amamos nos toca a nosotros conocer su naturaleza y hacerle bien.  Un adulto funcional es rey, recto, real y rico en, con, por y para la Vida.  Todas estas palabras tienen la misma raíz en indo-europeo, reg: «directo.» Ejercer realeza con la Riqueza Vital que ya nos fue brindada es andar direct en, con, por y para Vida.

Eso no requiere de una «búsqueda.» Requiere Atención y Cuidado. Podemos entrar en complicidad con lo que Vive, desenvolviéndonos en una extravagante, sabia y generosa Inteligencia Natural y Viva.  La Atención y el Cuidado son naturales a todo ser no-domesticado. Su ausencia asegura que el resto de la Vida convertirá la expresión descuidada en Fuente Energética para una que si conserva y cultiva su Riqueza Vital y Natural.

La Vida es Ley, pero no es una «ley» imperial, que impone condiciones contrarias a nuestra naturaleza.  Es Ley Natural. La palabra ley, como casi todo el hablar distorcionado por dinámicas de conquista y sometimiento, facilmente nos escapa.  Viene del proto-indo-europe leg: «leer/escoger.»

Esta raíz leg está en la palabra «inte-lig-encia,» otra palabra que usamos todos los días mientras su sentido, y los nuestros, nos escapan.  Viene del latín inter: «entre» + legere: «leer y eligir» + entia: «acción en curso.» Lo curioso de la Inteligencia Natural es que la lectura y la elección están en coherencia.  Es un solo acto.  Lo que se lee no son palabras si no Realidades Naturales y Sensibles.  La elección está en la realidad, no en una descripción de ella.

Una  bacteria vive por Inteligencia Natural y plenamente competente.  Sus hechos y desechos alimentan la Totalidad de la Vida.  Una ardilla, un sapo, un venado, un salmón, un árbol, un jaguar, una araña; toda la Vida Natural se desenvuelve en Inteligencia Viva y Natural.

Pero ser «moderno» es pensarse «inteligente» sin ni siquiera entender el sentido de lo que la palabra apunta en Realidad.  No es exactamente un halago topar con esa realidad.  Los «modernos» somos todos fruto de una conquista imperial y ancestral que, al transcurso de las generaciones, ha perfeccionado métodos de programación a conclusiones sin observación de la realidad. Décadas en aulas y delante de la televisión nos convencen «saber» un montón de cosas sin haberlas saboreadas con nuestros sentidos.  Ve la Alegoría de la Cueva de Platón sobre la programación esclavizante y sabrán que esta no es novedad.

Al topar con esta realidad tan obvia en la «forma de vida» de supuesta «gente» cuya «civilización» nos tiene muy «convencidos» de nuestro «progreso avanzado» al mismo tiempo que cagamos de todas las maneras posibles en el agua, podemos protestar lo obvio, o podemos prestar atención y ver si realmente nos interesa cuidar la vida. ¿Vamos a seguir insistiendo que «las corporaciones,» «los gobiernos» y todos los demás hagan lo que nosotros no queremos hacer?

Podrías tal vez pensar que te estoy regañando o que quisiera que hicieras las cosas de manera diferente. Esto se me hace una pérdida de energía.  Ya sabes muy bien lo que estás haciendo. Cualquier puede ver muy sencillamente cuanta basura produce cada semana y que lo manda a flote a la calle sin más preocupación que la de que se lleve por otro lado antes de la madrugada. El plástico, por ejemplo, ya abunda en 90% de las aguas «purificadas» del planeta.

En la Vida hay dos formas de gobierno:  AUTO-gobierno o SER-GOBERNADOS.  Todos los que se quejan de sus gobiernos pero se niegan a gobernarse SON COR-RUPTOS, «en ruptura con su esencia y con el conjunto de la Vida.» Eso tiene mucho que ver con el hecho de que las responsabilidades de un adulto funcional no tienen nada que ver con la expectativa permanentemente infantil del «consumidor» para quien toda la Vida es consumible y desechable ya desde el momento que nos desafía con crecer más allá del marco de nuestra «conveniencia» y «entretenimiento.»

Amar Vida es alimentarla, cuidarla y defenderla. 

O esto brota desde adentro, o uno está encaminando a enfermedad, esclavitud y extinción. Estamos en eso.

Todos estamos encaminando a nuestra reintegración con la Tierra no solo como individuos, pero por sociedades enteras.La diferencia entre un idiota moderna permanentemente infantil y un adulto funcional y cumplidor, es que este último no solo recibe, y bien, y honradamente, los regalos con los cuales la Vida nos alimenta, nos cuida, nos defiende, y nos regala desafíos DIGNOS DE VIDA, pero también se entrega a SER, de manera a Alimentar, Cuidar, y Defender Humildemente y con Sumo Agradecimiento, el Tejido del Todo-Vivo, hasta entregar SU Todo en Ofrenda al Todo-Vivo, reconociéndose de la Misma y Bendita Naturaleza y Ofrenda.

Lo que aquí se ofrece es Ofrenda para los que amamos la Vida suficientemente para prestar atención a Ella y cuidarla. La Vida es Bella, Generosa, Sabia, Misteriosa e Inteligente. La Riqueza Vital nos Invita a caminar en su Inteligencia VIVA, que es la que es Natural a nuestra humanidad plenamente desarrollada. Así caminamos en Vida, con Vida, por Vida y para Vida.  El valor de otro Caminante es que pueden facilitar nuestro Aprendizaje, orientarnos, y trasmitir las Artes de Ver, Oír y Moverse en Vida.  Pero nadie puede caminar en lugar de otro.

Estamos diseñados para rebosar en Vida.  Fuera de Vida no vamos a rebosar. Nos vamos a ajetrear en, con y como máquinas.  Es otro propósito.  Cada uno está constantemente demostrando lo que le vale la Vida.  Cada uno demuestra contínuamente si le gusta más la dignidad de lo vital, o la esclavitud automatizada y ritualizada de las máquinas.  Cada uno demuestra relacionalmente a qué está entregando a las generaciones futuras.

«Para los que VEN, hablan sus OJOS.

Para los que NO ven, otras bocas CUENTAN».

-Dicho del Doctor de Piedras Taun-Tak-Wah-Kah’Aba («Hijo-de-la-Piedra-misma»)

Nos enfermamos en todos sentidos a medida que nos desvinculemos de la Vida.  Un ser humano sano no sólo vive en comunión con plantas, animales, agua y tierra sana pero es una expresión de esa comunidad viva.  Esta Ofrenda-en-Comun-ión es mucho más fácil de ofrecer a la Vida, y a nosotros mismos, y a los jóvenes que buscan referencias VIVAS de humanidad DIGNA de una Continuidad EN VIDA, que lo que quisiéramos pretender.

Atención.  Conexión.  Cuidado, y la humildad de considerar que, en la escala de nuestra supuesta «evolución,» la vida humana es una expresión de lo demás de la Vida. Y en el caso de los «modernos», ¡ya ni saben qué comer para lograr una salud básica!

Los seres más evolucionados son los más pequeños.  Somos creaciones y expresiones de ellos a niveles y en dimensiones que fundamentan no solamente nuestra salud, pero todas las expresiones de ser humano en un tejido vivo que es mucho más aparente para gente cuyas vidas se vinculan estrechamente con otros seres vivos que para los que pretenden saber de esas «medicina» o «ciencia» totalmente acaparadas por intereses psicópatas y biocidiarios.

Es más, 90% de las células en nuestros cuerpos ni siquiera son humanas. Es una comunidad de lo que comúnmente reducimos a «flora intestinal y epidérmica,» fingiendo entender su inmensa y asombradora Sabiduría a ponerles una etiqueta tan reductiva.  Al hablar de «flora intestinal» fácilmente podría escaparse de mi consciencia que esa misma flora cubre todas las hojas y superficies de las plantas y de los árboles.  O sea, la «flora intestinal» es precisamente como el-Mundo-que-Florece me in-forma con su Inte-lig-encia Natural, Relacional y Conectiva.  Al estudiar nuestro desarrollo fetal descubrimos que el sistema nervioso se desarrolla desde el intestino. Nuestro estado neurológico y emocional depende profundamente de ellos y de su salubriedad.  90% de nuestros neurotransmisores están producidos por ellos en el intestino.

También podemos hablar de «la flora intestinal» como «organismos unicelulares» y, por lo engañoso de la etiqueta, nos parecería ridículo mi comentario que son los seres más evolucionados.  Pero no son «unicelulares.» No viven aislados. Tampoco es que «cada uno» sea «el colmo» de la evolución como muchos humanos imperializados fingimos «ser.»  Es más, la Inteligencia Evolutiva de estos seres que fundamentan tanto nuestra salud, la bio-disponibilidad de nuestros alimentos a nuestras células humanas, como nuestra comunicación y colaboración con el resto de la vida, fácilmente podría permanecer desapercibido. Su arte es justamente en formar comunidades inteligentes y relacionales que vinculan, recubren e in-forman toda la Vida.

Tal como una huerta o un campo no brindará alimentos sanos y vitales sin que el suelo esté rebosando con la Vida de estos organismos, nosotros tampoco.  Somos la expresión del mismo suelo. Somos sanamente humanos en la medida que nos vinculamos con ese suelo. El humano sano tiene sus piés y sus manos conectados al humus del Suelo. El disturbio relacional que fundamenta sistemas de explotación imperiales justamente depende de la ruptura con el suelo y de alimentarnos desde la Ofrenda de y al Suelo.  En la medida que insistamos en «vivir mejor» sin reanudar con el suelo literal, los disturbios sólo irán creciendo y nos iremos mecanizando y totalitarizando.

La Vida es LEY es su Naturaleza, como la nuestra, es relacional, ya desde el suelo.

Así que ya con las bacterias hay Aprendizaje increíble.  TODAS las claves para sanarnos ya las tienen ellas. Pasé 8 años enfermo y durante 8 años mi salud fue de mal en peor.  Luego reconocí que mi «mucho conocimiento» como enfermero en cuidados intensivos de 20 años, estudiante y practicante de Tai Chi, Chi Gong, y macrobiótica, en la realidad de mi estado de salud real, resultaba ser ignorancia disfrazada.  Entonces me quité el disfraz.  Por fin hice lo que todos Pueblos dichos «primitivos» hacen natural e inteligentemente:  puse LO PRIMERO primero.  Lo primero era que yo era un ignorante.

¡Fue fantástico descubrir mi ignorancia y quitarle el disfraz!

En los «modernos» nuestras comunidades y cómplices bacterianos están comúnmente malsanos.  ¿Es de soprenderse que más y más personas («máscara,» en latín) están medicándose continuamente con anti-depresivos, estimulantes y deprimientes?

Estamos aquí de prueba. La «modernidad» que caga en su agua pretende «vivir mejor» violando toda la Vida empezando con su vida propia y la de sus hijos.  Hay otros Pueblos que nunca y aún no se enorgullecen de cagar en el Agua que sus nietos tomarán.  Esa Inteligencia básica no se les haya esfumado.

¡Hay muchas formas de ser humano y RICAMENTE VIVOS!

¡Espero que lo que aquí se ofrece enriquezque la tuya! Pero solo lo hará en la medida que te entregues a enriquecer el resto de la Vida, empezando con el Suelo, empezando poniendo lo primero primero, comenzando con dejar de fingir saber lo que aún no hay saboreado con tus Sentidos y tus Manos al Servicio al Humus que te Pobla, te Sana, te Habita y te Rodea.

Si tu salud, tu entorno relacional y vital, demuestran que te desviaste, vuelve al Origen, vuelva a Tierra, y atrévete a Ser Principiante para luego volverte más, y más, y más Principiante.  Toda la Vida es Expresión de sus Principios, de su Poder Original.  Este es un Viaje que se hace con el Freno: atreviéndose a para y a prestar Atención.

¡Buen Viaje!

Nuestro Boletín: Para Quien Se Atreve A Amar Vida
Con Atención y Acción.

Por medio de e-mails impactantes varias veces por mes, descubrirás claves claras, prácticas y capacitadoras para activar y disfrutar de las muchas facetas de TU Riqueza Vital. Esta invitación es para los que AMAN vida no sólo con emoción; ¡con atención y acción! ¡Bienvenido!

Recibirás un e-mail para confirmar tu suscripción a Riqueza Vital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *