El Precio del Aprendizaje

publicado en: Aprendizaje, Imperio, Indígena | 2

El Precio del Aprendizaje

Un engaño, entre tantos, fomentado en la modernidad es la noción que “la educación debería de ser gratuita”. En la modernidad no hay educación. El sentido de educación viene del latín ex: “fuera de” + ducere: “guiar” + -tio: “acción de”. O sea, la educación verdadera es “la acción de guiarnos fuera”. ¿Fuera de qué? ¿Se ha fijado usted que, en vez de guiar a los alumnos afuera, en la falsamente-llamada «educación» de hoy no solo los tienen enjaulados, los niños ni siquiera pueden ir al baño sin pedir permiso?

La verdadera educación nos guía «fuera de», pero ¿de qué? De lo que pensábamos ya saber, ser, creer y hacer por haber adquerido ideas y poder repetir «certezas» que solo «sabemos» de segunda mano. 

La instrucción es el perfecto contrario a la educación. Im-pone programación, institucionalización, ritualización y la mecanización de la mente humana. El Precio del Aprendizaje nos lleva a tener que ver, oír y movernos EN LA REALIDAD, desde la OBSERVACIÓN PAULATINA y con nuestros propios sentidos, FUERA de la fantasía infantil, falsa y consoladora, o de las narrativas, por «oficiales», «espirituales» o «alternativas» que sean. 

Hay sobre la sabiduría una nobleza y magnificencia en el hecho de que ella no solo cae en la suerte de una persona, que cada hombre la debe a sus propios esfuerzos, que uno no va a nadie más que a sí mismo para encontrarla».  Seneca

En un Aprendizaje Vital y Verdadero cumplimos  con los requisitos que la Realidad VIVA nos propone. Realizamos que la Realidad, y las Consecuencias de nuestras Atención, Acciones, de nuestra Ignorancia e Inacciones repercutan mucho más allá de lo que pensamos ya saber, ser, creer y hacer; y repercutan sobre generaciones venideras, con consecuencias que se acumulan y crecen, tanto a favor de Vida, como a su desfavor, según el cumplimiento de los que nos precedieron.

El Precio del Aprendizaje Verdadero es nuestra cobardía, dejadez, comodismo, conveniencia y nuestras preciosas mentiras y fantasías, incluyendo todo lo que disfrazamos de “dios, salvador, cristo, jesús, los ovnis, la singularidad, la ciencia, la medicina, el progreso, universos paralelos, la cuántica etc, etc ad nauseum, ad infinitum”; todo lo que usamos para evitar y postergar nuestra responsabilidad en este mundo, el que EXISTE de VER-dad, el mundo Vivo en el cual la Vida, ya desde el Agua, está bajo asalto.

El Precio del Aprendizaje es que NOS TOCA A CADA UNO ENCAMINARLO desde donde COMIENZA la VIDA y PAGARLO desde donde TERMINA NUESTRA IDIOTEZ.

“Idiotez” viene del griego idios: “yo”. No es una palabra ofensiva, desde su sentido.  Es una palabra que indica ser auto-referente. Ser auto-referente es una etapa muy natural e importante en el desarrollo de un niño. 

Pero permanecer solo auto-referente para la duración de su vida es, de hecho, negar que nuestro vivir repercuta sobre otras vidas, tanto ancestrales, presentes y venideras.  Permanecer en idiotez es fingir poder vivir «a nuestro antojo» sin ver y asumir las consecuencias que generamos, más allá de nosotros mismos. La idiotez limita la realidad a nuestro propio marco. No es “mala” salvo en la medida que permanecemos en esa etapa de desarrollo, al no e-ducar-nos, “guiarnos fuera” de marcos de desarrollo ya-establecidos, para seguir creciendo y cultivando habilidades.

Pero la idiotez, en si, se compone de fases naturales y necesarias para nuestro desarrollo humano. Y es natural y necesario desarrollarnos en marcos más amplios que la auto-referencia.  Incluso para generaciones no criadas por sus padres pero por guardería, pre-escolares, y las falsas «escuelas» de hoy, es necesario tomar en cuenta que en muchas personasel desarrollo de  una auto-referencia competente ¡aún no se ha logrado! Es innegable que el narcisismo está en crecimiento exponencial. Y lo que resulta de un conjunto de narcisistas no es una sociedad sino lo que estamos viendo y viviendo en la mayoría del mundo ahora.

La educación nos lleva a expandir, crecer y lograr competencias nuevas y más amplias. Un humano criado naturalmente ya empieza a salir de idiotez entre las 2 y 4 años de edad, cuando no haya sido sujeto a la ritualización y la frustración de los lazos madre-hijo, padre-hijo que ya son normalidad en la anti-sociedad moderna. La educación, el crecer fuera, es el sello de practicamente toda vida.  No es que necesitemos que alguien nos eduque tanto como necesitamos la libertad de educarnos y de formar relaciones voluntarias con quienes puedan educarnos.  Todo ser naturalmente vivo lo hace.

«Sociedad» viene del latín sociare: «unir».  En una anti-sociedad cada lazo está sujeto a constante desunión por relaciones no-voluntarias y el remplazo de la vivencia de estas violaciones por consuelos falsos. Un niño naturalmente empieza a descubrir su entorno y a desarrollar capacidades de responder a una gama inmensa de seres vivos, y de consecuencias, en un entorno natural como un desierto, una selva, un bosque. La institucionalización, y la programación por representación – y no por contacto – son métodos científicos para coartar y desviar ese desarrollo natural del ser humano en contacto con el mundo vivo y real.

Después de toda conquista -y todos los dichos «modernos» son conquistados – un pueblo militarmente conquistado está adiestrado, por medio de toda una serie de cambios impuestos, a auto-conquistarse continuamente y relacionarse desde imposición con sus hijos e íntimos. Esto genera una anti-cultura, en la cual el desarrollo infantil nunca se completa, y la voluntad propia está coartada. Se genera una anti-cultura sin competencia adulta realmente capaz de orientarse y de actuar, por voluntad propia, a favor de su Vital, para Generar y Defender la Continuidad de su Comunidad, con Salud, Inteligencia y Lazos Fuertes y Verdaderos con el Todo-Vivo.

La educación requiere, justamente, salir del marco ensimismado, tal como una Semilla, al brotar, sale del marco de la Semilla.

Un aguilucho, al volverse águila, sale del marco del nido y de su dependencia de sus padres para que lo alimenten. El primer vuelo de un aguilucho es una caída a la muerte – hasta encontrar sus alas. Si no las encuentras, muere.

En ese encuentro ya no hay aguilucho. La relación del águila con la Vida es totalmente otra. Se murió a su vida de nidito para siempre.  Cuanda hará un nido no será para ser alimentado allí, sino para alimentar a otra generación.  El águila participa de totalmente otra Naturaleza de SER.

La Iniciación no es ni un proceso cultural, ni un proceso imitativo.  Es Natural, es decir, NACE. Pero no de una familia humana sino de nuestra relación y nuestro renacer en Cumplimiento con y como Hijos del Todo-Vivo.   Es el fin de la idiotez, de toda la «espiritualidad» que la acompaña y de la burla de la Vida a cuyas consecuencias se escapa con la pretensión de una «salvación personal». Reanudamos con el Ciclo Vital del cual nacimos, por el cual estamos sostenidos y que, ahora, nos cor-responde alimentar, sostener y re-sembrar hasta con TODO lo que vive en nosotros – no solo a la hora de morir, pero en el transcurso de nuestro vivir.

La Iniciación Conscientiza al Iniciado de la Unión entre la Naturaleza que nos habita con la que nos rodea, que es una y exige cumplimiento o extinción. Está compuesta de Naturalezas distintas quienes, todas, participan de esta misma Naturaleza, no solo desde una «Unión» idealizada, pero desde el Cumplimiento de Responsabilidades Particulares, Distintas con Respeto al Todo-Vivo y sus muchas expresiones. Estas Responsabilidades son aspectos de la Realidad y no de nuestras preferencias.

No hay educación en la modernidad. Hay programación instructiva; el literal “amontonamiento de afuera hacía adentro”.  La invasión militar de una conquista se transforma y se ahonda en una invasión relacional y existencial.

La instrucción tampoco es gratuita. No solo pagamos este abuso sistematizado con impuestos. Lo pagamos con la Inteligencia Natural y Esencial de nuestros niños, dañada, desviada, desubicada y amputada de por vida, y con todo el impacto de la proliferación de personas ritualizadas, mecanizadas e idiotizadas sobre el planeta entero, siempre huyendo de toda realidad «incómoda».

El Precio del Aprendizaje no es barato. En anti-sociedades que remplazan el Aprendizaje con programación institucionalizada este precio se ignora junto con el precio de su ausencia. Tal es la des-naturaleza de los idiotizados. Ignoran todo lo que “no les gusta”. Y este artículo ya les será de poco agrado.

Examinemos la des-naturaleza de esta programación institucionalizada y los fines para los cuales fue elaborada:

La escuela iba a ser una incisión quirúrgica en la cual se insertarían las teorías de gestión basadas en la clase de Inglaterra para prohibir las tradiciones de la libertad. La clase social de varias capas de Inglaterra es simplemente una representación moderna de los consejos de Julio César de que cuando el enemigo te abruma, los divides y los conquistas de esa forma poniéndolos uno contra el otro.


El método debía ser por infiltración en las mentes de los niños fuera de la vista de sus padres. L
os lectores ávidos aquí no se sorprenderán. Los teóricos desde Platón hasta Rousseau y Federico de Prusia sabían y enseñaban explícitamente que si los niños podían ser más infantiles que su término en la naturaleza, si podían ser enclaustrados en una sociedad de niños sin ninguna responsabilidad real excepto la obediencia, si sus vidas internas pudieran atenuarse al eliminar los conocimientos de historia, literatura, filosofía, economía, religión, si la inminencia de la muerte y la certeza del dolor y la pérdida pudieran eliminarse de la conciencia cotidiana, si las profundas reflexiones sobre la propia muerte pudieran ser reemplazadas por las emociones triviales de la codicia, la envidia, los celos y el miedo, los jóvenes crecerían, pero nunca crecerían, y se resolvería un gran problema persistente de supervisión, porque quién puede argumentar en contra de la verdad que las personas infantiles y niños son mucho más fáciles de manejar que los que sean críticamente entrenados, autosuficientes.

Ahora está listo para escuchar los seis propósitos de la educación moderna tomados directamente del libro del Dr. Anglisse. La primera función de la escuela es de ajuste. Las escuelas deben establecer hábitos fijos de reacción a la autoridad. Se trata de hábitos de reacción fijos. Tenga en cuenta que esto excluye el juicio crítico por completo. También tenga en cuenta que exigir obediencia a órdenes estúpidas es la mejor prueba que pueda haber del adiestramiento a seguir órdenes sensatas. No sabes si las personas son reflexivamente obedientes a menos que marchen desde el acantilado. En segundo lugar está la función de diagnóstico. Cada escuela debe determinar la función social adecuada de cada estudiante, registrando la evidencia matemática y anecdóticamente en los registros acumulativos.

Probablemente pensó que el niño, o los padres, o vecinos, la región o las circunstancias. . . no, la escuela determinará su función social adecuada y le asignarán matemáticamente ese papel en sus registros acumulativos. Luego viene la función de clasificación. La escuela clasifica a los niños entrenando a las personas solo en cuanto a su destino probable en la máquina social, sin ir un paso más allá. Tenga en cuenta que no está escuchando a John Gatto, está escuchando al hombre por el que se nombra a la Cátedra Honorífica en Educación en la Universidad de Harvard.

La cuarta función es conformidad. Tanto como sea posible, los niños deben hacerse iguales, cualquiera que sea el origen del que provengan, deben hacerse iguales. Esto no se hace desde la pasión por los ideales igualitarios, sino para que su comportamiento futuro sea matemáticamente predecible al servicio de la investigación de mercado y la investigación gubernamental. Luego viene la función higiénica. Éste es mi favorito. Esto no tiene nada que ver con la salud individual, pero tiene mucho que ver con la salud de la raza, al menos como lo vieron Anglisse, Darwin o su primo hermano, Galton. La higiene es una forma educada de decir que se espera que la escuela acelere la selección natural etiquetando a los no aptos con tanta claridad mediante la humillación, eso es lo que todas esas humillaciones desde el primer grado, de eso se trata toda la lista de clasificaciones publicadas, tan claramente los no aptos caerán de los sorteos de reproducción, ya sea por desesperación o porque sus posibles parejas habrán aceptado que el juicio de la escuela sobre ellos sea terminalmente inferior. Y lo último viene una palabra latina elegante… la función propedéutica. Esa es una palabra elegante que significa que a una pequeña fracción de niños afortunados se les enseñará cómo hacerse cargo de la administración de este proyecto continuo, los guardianes de una población deliberadamente embrutecida y infantilizada para que el gobierno y la vida económica puedan manejarse con un mínimo de molestia, es ese objetivo común muy básico. No es una gran guerra marxista entre clases y codiciosos capitanes de la industria, es simplemente para que la administración tenga un mínimo de molestias.”

– John Taylor Gatto – El propósito de la educación Verdadera versus desinformación … Todo lo que sabes es incorrecto sobre la escolarización http://www.stopthecrime.net/docs/John%20Taylor%20Gatto.pdf , (Énfasis en negro agregado)

El Aprendizaje Verdadero es carísimo y se tiene que pagar por completo y en, y por, cada generación. Sin eso no hay Aprendizaje.  Hay más amontonamiento de descripciones e impresiones sin fundamento.

Para aprender como curarme, después de 8 años de estar enfermo, décadas de “saber” un montón de cosas de todo índole, el Aprendizaje en Sanarme en VIDA y CON verdad me costó toda la colección de “conocimientos” de enfermero, de practicante de Tai Chi y Chi Gong, de estudioso y practicante de dietas y medicina orientales, de aprendiz en tradiciones ancestrales a las cuales había dedicado mi Vida porque Yo no me llevaba al resultado deseado por mi proceder. Y cuando acudí a «maestros» y «doctores» de esas tradiciones, descubrí lo chato que eran su «sumo conocimiento».  Entonces una cosa muy penosa me quedaba por reconocer: ESTABA EN FRAUDE. Es más: ERA UN FRAUDE y EL FRAUDE ES MUERTE, AUNQUE PRETENDA VIVIR.

Me costó todos mis supuestos y falsos “logros” en «el área de salud» que, en verdad, no me ayudaban a lograr salud. Y me costó encarar mi programación para empezar a Aprender de manera real y con sentido a Vida, y no sin.

Locura es seguir haciendo lo mismo y esperar resultados distintos”.

-Albert Einstein

Un día tuve que asumir mi Aprendizaje para Sanarme. Suena lindo. Pero ya tenía 8 años pensando “ya haber asumido mi aprendizaje”. Requirió de otro cosa: reconocerme, y todo mi supuesto “conocimiento”, contundentemente, IGNORANTE e IDIOTIZADO.

Primero, vamos a la Ignorancia: ignoraba cosas fundamentales y ni sabía cuales eran. Pero me reconocí ignorante por los hechos, por la realidad que, a pesar de mis muchos esfuerzos, no lograba sanarme.  Me tocaba empezar sin pretensiones de saber nada, y empezar con lo más sencillo y sensible – lo que estaba al alcance de mis sentidos, sin pretender ir más allá, por ahora.

Lo segundo era mi idiotez.  Sí, había pasado mi vida entera en supuesto aprendizaje, viajando, aprendiendo, sirviendo mucha gente en muchos lugares.  Pero todo lo interpretaba a mi propio marco.  Ahora reconocía que ni siquiera sabía la naturaleza viva de mi propio marco. «Sabía» un montón de cosas de lo que pensaba «ser» y «hacer».  Pero mi ser no participaba de lo que «pensaba».

El Precio del Aprendizaje VERDADERO requirió reconocer la falsedad de mis supuestos “aprendizajes” hasta entonces y, más que todo, mis presunciones con respeto a «aprender».  O sea, con tantos años «en aprendizaje» y la verdad de resultados tan patéticos, LA VERDAD ES QUE ¡NI SIQUIERA SABÍA APRENDER!.

Entonces, el Precio de EMPEZAR A APRENDER era reconocer que lo que había hecho hasta la fecha NO ERA APRENDIZAJE.  Era su perfecto contrario: amontonamiento de segundo mano.

Tardé años en pagar el precio de RECONOCERME EN PEOR CONDICIÓN QUE LA DE UN IGNORANTE: ERA UN IGNORANTE CON UNA BOSTA (MEGA-MIERDA) DE SUPUESTO «CONOCIMIENTO» EN LA CABEZA.  Tomé consciencia del costo de la verdad ya con haber estado postrado por mi falta de salud.

O sea, tuve que empezar desde CERO. Tuve que pararme en los COMIENZOS hasta descubrir los PRINCIPIOS de la VIDA, y no “una idea más” de todo lo que “pensaba ser, hacer, creer y saber”. Tuve que volverme estudioso de la célula, de la Vida en SU Naturaleza. Tuve que des-idiotizar-me y empezar a ver más allá de lo que yo “pensaba” en mi cabeza sin prestar atención a la Realidad Viva.

Andar en Verdad es Encarar Falsedad PROPIA

Entré en un tremendo proceso de sanación clara, sencilla, rápida, lúcida y eficaz. Empezó con reconocerme falso, equivocado e ignorante, y renunciar a la mentira de seguir fingiendo saber cualquiera cosa. La realidad de mi continua enfermedad revelaba la realidad que ni siquiera sabía distinguir entre verdad y falsedad.

¡OW!

Si quieres descubrir el ¿cómo?, primero descubre el ¿qué?.

Junto con todo esto, me costó años de estudios e investigaciones por vías que resultaron falsas. Me costó un montón de dinero, de viajes, de clases, talleres, suplementos, esfuerzos y dos veranos trabajando de voluntario para aprender métodos de curación con Qigong interno que resultaron no mejorar mi salud. Es más, al final del segundo verano la maestra de «Qigong interno» necesito de un trasplante de corazón.  Esa señora sigue enseñando «como curarse» hasta la fecha.

Al final me costó la dependencia que había ejercitado, acudiendo a un montón de gente para que me “curaran”, para que me enseñaran, para que hicieran por mi lo que, en fin, me tocaba hacer por cuenta, por atención y por aplicación propias.

Me costó dejar de pedir, y volver a Aprender, hasta PODER, desde el INICIO, es decir, encarando con franqueza y responsabilidad mi ignorancia y acercándome, arrodillado al Suelo, hacía las expresiones más Humildes de la Vida.

Me costó repetidamente empezar de nuevo, buscar por otra vía. Hasta que, al final, me costó reconocer que ni siquiera sabía cómo empezar a “saber” cualquiera cosa. Reconocí mi idiotez. Allí sí que me volví principiante de verdad y con verdad.

El primer paso para principiar con la verdad fue reconocer que había acumulado mucha mentira y falsedad, en mi, y ¡las tenía de fuentes mundialmente reconocidas! De ahí empecé el proceso de desligarme de mi falsa pretensión de saber cualquiera cosa solo por tener un montón de ideas que adquirí de segunda mano todas las cuales giraban mecánicamente como ratón corriendo sobre una ruedita en mi cabeza.

El Precio del Aprendizaje en Vida con Verdad no se baratea. Cuando uno se encuentra viviendo en anti-sociedades tan desligadas de la realidad de la VIDA que nos encontramos ambulando entre gordos grotescos y gente padeciendo de malsalubriedad de todo índole, lo que se “vive” es una mentira con respeto a la VIDA REAL. Es “vida” falsificada.

Y si yo, a los 37 años, semi-vegetariano, macrobiótico, sembrando mis huertos orgánicos, “buena gente, tranquilo,” viviendo una “vida saludable”, según todo mi entender, consumiendo poco, meditando, y todo el resto, haciendo Tai Chi y Chi Gong (ejercicios de salud chinos) estaba enfermo, pues de repente topé con la realidad que no basta con apuntar al gordo chupando su Coca-Cola para entender la naturaleza de la falsedad enfermiza. El personaje que se reflejaba en mi espejo padecía de lo mismo. La falsedad yacía en mi, también, aunque yo pensaba «vivir sanamente».

Entonces, cuando digo que cuesta nuestro TODO, hablo del personaje en el espejo. Esto no tiene nada de “cómodo”. Menos aún cuando hemos sido de los que hayan pasado sus vidas haciendo “lo mejor posible”. ¿”Lo mejor” según qué?

Según todas las ideas descalabradas y desarraigadas que hemos ido acumulando y acomodando a nuestra conveniencia en nuestra cabeza y con casi nada de observación directa, paciente, repetida y detenida de la Vida en SU realidad.

¿Incómodo?

¡NO! ¡MUCHO MÁS que ‘incómodo’!

¡DEMOLEDOR!

Poco apreciamos que:

La REAL-ización solo se logra a cambio de la Des-ILUSIÓN.

¿Qué me costó entrar en la realidad del Aprendizaje de la Vida en SU Lógica Vital?

Me costó todo lo que pensaba ser, hacer, creer y saber.

¡Todo! ¡Y sólo TODO! ¡Sin regatear! ¡TODO y POR CONTADO!

Me costó un derrumbe. Costó mi finta. Costó mi “expertiza”. Costó «lo lindo que era».  Costó todas las mentiras que se entretejían, sin que lo supiera, no solo en mi “profesión médica” pero también en una forma de proceder muy occidentales en supuestas «tradiciones» como el Tai Chi, el Chi Gong, la medicina oriental, sin ni raíz ni contexto más allá de «mi aventura y aprendizaje personal». Costó la persona (“máscara”, en latín) con la cual me disfrazaba y proyectaba una imagen social “exitosa”. Costó mi auto-encantamiento. Costo todas las más mínimas «certezas» que tenía.

El único hilo que siguió vivo en todo ese proceso completamente destructor fue mi Amor a Vida y mi Anhelo de Vida CON Verdad y ¡NO SIN!.

De conveniente no tuvo NADA. No fue “divertido”. En un imperio de engaños, no me hizo “el héroe” ni de mi familia, ni de los “amigos” que tenía, ni de mis colegas en el hospital. Allí sí que empecé a entender, y pagar, el precio de Aprender a Vivir CON Vida y CON Verdad.

De mis “muchos amigos” quedaron poquísimos; valientes, excelentes y verdaderos. Ellos sí que me acompañaron, me aconsejaron, me ayudaron. También aprendieron junto a mi. Al contar los amigos que quedaban con los dedos de una mano, sobraban dedos.

No se puede atestiguar del proceso de alguien que se desliga de sus mentiras y no sentir que sus propias mentiras están siendo expuestas. No se puede atestiguar de alguien desligándose de sus relaciones falsas y fintas sin darse cuenta de cuantas relaciones falsas mantenemos.

Descubrí una Familia nueva: los que se atreven a VER con sus OJOS, los que se atreven a SER VERDADEROS y dejar la finta, los que se atreven a ANDAR SOLOS hasta encontrar Compañeros que sean Verdaderos Amigos Cuidadores de Vida con Verdad. Y descubrí algo aún más sorprendente: en esa Familia están todos los Seres Vivos Naturales, anhelando presencia humano y preguntándose porqué no nos atrevemos a cruzar el umbral que nos lleva fuera de nuestra idiotez.

El Precio del Aprendizaje Verdadero se paga, paso por paso, y por completo, por el Aprendiz. No se baratea. No se esquiva.

En la Vida solo hay una cosa que cuesta más que el Aprendizaje;

la Ignorancia.

El Precio de la Ignorancia

El precio de la ignorancia es distinto al del Aprendizaje.

Allí podemos evitar pagarlo. Podemos seguir con la finta. Podemos acomodarnos a media-verdades. Podemos fingir que no reconocimos la mentira, que saliera de boca propia o de boca ajena. Podemos pasarla de “amigón” falso de los falsos, junto con los que se acomodan al “compañerismo” de los falsos, los mediocres y los cobardes. Podemos repetir y acoplarnos a los ritos cotidianos simbólicos y conducidos sin-sentido de la “ciudadanía” esclavizada a vida automatizada.

Podemos fingir que el costo de la Ignorancia y de la Falsedad no fuera más alto que la del Aprendizaje por una muy simple razón: podemos pasar la vida entera evitando de pagarlo. Podemos adiestrar a nuestros hijos a no pagarlo para que no reconozcan la cobardía “cómoda” de los entre quienes nacieron y crecieron.

Tarde o temprano el cúmulo del costo y del impacto de generaciones idiotizadas y desligadas de la Vida caerá brutal e inevitablemente sobre generaciones futuras y cercanas. Un estudio detenido de la historia nos revela caso tras caso de “pueblos” herederos de tal descuido, de tal ligereza y menosprecio por la Vida y la Verdad por parte de sus ancestros. Después de generaciones, el fruto de su herencia de cobardía y falsedad ancestral madura y estalla en todas dimensiones de sus vidas.

Muchos murieron por plagas. Muchísimos fueron vendidos en esclavitud. Otros fueron diezmados hasta que no hubiera ni quien se acuerde ni de los nombres de sus Pueblos, ni de sus existencias. En Europa del Este, en el siglo veinte, 66 millones de Pueblos Autóctonos fueron masacrados, torturados y sometidos a esclavitud de trabajo forzado, sin-alimento y hasta-morir por la revolución “bolchevique” que se financió desde la alta finanza global.

Los pueblos atragantados por la Unión Soviética tenían muy bellas “culturas”, muchas muy ancestrales. ¿Su error? Nunca se molestaron a entender el mundo más-allá de sus valles, sus montañas, sus campos y sus costumbres en donde “siempre habían llevado su forma de vida”. Se aferraron a sus “costumbres” sin estudiar el mundo más allá de su propio marco: Idiotez. Pero mucho menos idiotas que el «moderno» promedio.  Igual se contentaron con auto-referencia: «nosotros vamos a seguir haciendo las cosas a nuestra manera y para el bien de nuestra comunidad». Admirable.  Y lo hacían con mucha excelencia, arte, sensibilidad, generosidad.

¿En qué fallaron? Se quedaron en sus marcos sin ni siquiera imaginar que había desafíos y adversarios que les iba a llegar desde afuera, mucho más allá de sus fronteras, de sus contextos, y de sus entendimientos, de sus imaginaciones.  Y cuando corrieron rumores de «cambios» pensaron que «eso no tiene nada que ver con nosotros».

Las lecciones de su genocidio no fueron perdidas para los que orquestaron aquellas matanzas y torturas masivas.  Pero el ciudadano idiotizado de hoy ni siquiera sabe que este sistema no ama más a europeos que a cualquier otro.

Las instituciones financieras, culturales, económicas, agrícolas, médicas, académicas y farmacéuticas están bajo un control aún más cínico y concentrado que hace un siglo, cuando el genocidio bolchevique fue aplicado a los pueblos de europa del este. El sistema de genocidio cultural del gulag disneylandesco fue aplicado a los pueblos norteamericanos y los europeos occidentales, ensayando dos métodos distintos de crear una subhumanidad. Ahora se están combinando. El infantilismo permanente al estilo Hollywoodiano con el tecno-totalitarismo Staliniano. ¿Su meta? La posesión TOTAL de la mente, la percepción, y la acción de cada humano en el planeta.  Una cárcel a escala planetaria.

«Importa poco si nuestros maestros se inclinan para declarar el asunto en la forma que ‘toda prisión debería de ser una escuela’; o en la forma más sincera que ‘cada escuela debería de ser una prisión’. Ya han cumplido su principio servil en el caso de las escuelas. Todos van a las escuelas primarias excepto las pocas personas quienes les digan que vayan allí. Yo profetizo que (a menos que nuestra revuelta tenga éxito) casi todos iremos a la prisión, con una paciencia precisamente similar «. (Parte VII)– G K. Chesterton, «Utopía de usureros y otros ensayos», 1917

La Realidad no Culpa, es Consecuente

La realidad no complace el lujo de la “culpa”. La culpa es otra manera de evitar responsabilidad.  La culpa se usa para evitar REMEDIAR, ENDEREZAR y CAMINAR con Vida de Verdad y EN SU DEFENSA AMOROSA y ¡FEROZ!. La realidad sigue siendo REAL. Exige la capacidad de navegar para quien quiera vivir y transmitir un legado de seguir EN VIDA.

La REALIDAD tiene requisitos.

Son DINÁMICOS, VARIABLES y DESAFIANTES.

Estos requisitos forman parte integral de la VER-dad.

O nos capacitamos a responder a ellos COMPLETAMENTE,

o “intentamos”, contentándonos con tomar la vía de los cobardes,

de la “media-medida”, incluso de los “valientes” cuyo entendimiento se contenta con su propio marco.

SER o NO-SER, ¡ESA es la Pregunta!

La “modernidad” reduce la realidad a otro producto de consumo, ignorando cualquiera “negatividad” incómoda. Incluso el sentido de “positivo” y “negativo” han sido reducido, e idiotizado, a la reacción emocional de uno, como consumidor, de “como nos hace sentir”.

Pero es una inversión total del sentido de “positivo” y “negativo”. Lo positivo es lo que SE CONFIRMA POR LA REALIDAD. EXISTE, positivamente. ES.

Lo negativo tiene la particularidad de no existir de manera mutuamente confirmable.

Si hay un montón de gente desaparecida y se descubren tumbas masivas, esa es una noticia POSITIVA. NO agradable. NO que me guste. Pero CONFIRMADA POR HECHOS REALES.

SER POSITIVO, en su SENTIDO, es EXPRESARSE de manera CORRESPONDIENTE A LA REALIDAD. O sea, los dichos de un individuo positivo se confirman por los hechos, ¡QUE NOS GUSTEN O NO!

William Shakespeare escribió:

¡SER o NO-SER!

¡ESA es la pregunta!”

¿Cuántos leerán esta frase sin nunca hacerse la pregunta? Si no nos la hacemos perdemos la distinción fundamental entre falsedad y verdad. No distinguir entre SER y NO-SER imposibilita la distinción de realidad y falsedad. Tal persona facilmente se dejará seducir a “ser” lo que NO ES. Esa es esclavitud. ¿Cuál es la pregunta?

¡Hazla! ¡Vívela!

La pregunta apunta la diferencia entre realidad y FALSEDAD, entre lo que nos permite seguir en existencia y lo que nos lleva a exterminio, lo que brinda el privilegio de SER a otras generaciones, y lo que no.

La instrucción programada que apuntó John Taylor Gatto en la cita anterior  nos adiestró a leer sin vincular lo leído a nuestros propios sentidos – no ideas, no opiniones, no preferencias – sino nuestra capacidad de vincularnos con lo real con nuestros sentidos. Hemos sido profundamente adiestrados a «leer» palabras sin nunca leer realidades, por cuenta propia, con sentidos atentos.

Como ejemplo de esto cito otra vez Shakespeare:

«Ser o no ser, esa es la pregunta».

Pero no es una pregunta. Es una declaración. ¿Cuál es la pregunta? ¿Quien la tiene que hacer? ¿Qué importancia tendra EN LA TOTALIDAD DE TU FORMA DE VIVIR si lo haces o no? ¿Qué tiene que ver con leer realidades? ¿Qué hay que encontrar para encontrar y conocer realidades? ¿Cómo se reconoce una no-realidad, o sea, una mentira?

«Ser o no ser, esa es la pregunta».

¿CUÁL ES LA PREGUNTA?

¡HÁZTELA!

A ver cuántos de ustedes prestarán atención suficiente para responder en los comentarios abajo.

Toma en cuenta que toda anti-sociedad basada en castas y esclavitud promueve una «espiritualidad» que niega el uso de nuestros sentidos. Niega la realidad y nuestra responsabilidad de APRENDER lo que NO PODEMOS hacer HASTA PODERLO HACER. La esclavitud también tiene su «espiritualidad» que es de desligarse de toda responsabilidad hacía la realidad. En fin, lo que niega es el desarrollo humano hasta adulto funcional capaz de generar Continuidad para su Comunidad en, con, por y para Vida.

Cobardía es ignorar toda realidad “desagradable” sin hacer nada para cambiarla o responder a ella y pretender que eso es ser «positivo». Es la arrogancia de reducir el tamaño de la realidad que “estoy dispuesto a reconocer” a “lo que me gusta” aunque no tenga reflejo real en realidad. Es permanecer infantil. Es “ser” en no ser, la condición espiritual de un esclavo, de un desubicado, de alguien desesperadamente con necesidad de que otro sea su amo por negarse a gobernarse.

¿Cómo cae el precio de la ignorancia? Tal y como está cayendo ahora: con enfermedad, esclavitud, violencia creciente, la tecnologización de toda experiencia y enlace humano a nivel global y, eventualmente, extinción; el cumplimiento final del “ser en no-ser”. Pero solo en la realidad.

La supuesta “humanidad” modernizada se compone de seres quienes, en su suma mayoría, ni siquiera saben alimentarse sanamente. ¡Qué curioso estado de «ser» en la enajenación de los fundamentos más básicos de su ser-vivo!

Se puede leer esto como una protesta. No es mi propósito. Tampoco ando con la ilusión de cambiarlo. Está cambiando: el Precio de la Ignorancia ya se está cobrando. La Iniciación a la Realidad está en curso. Y la suma mayoría harán todo para evitarla, para entregarse a ser totalmente mecanizados.

Es mucho muy otra cosa leer la realidad CON SUS OJOS y NAVEGARLO que proponer otro “remedio” que no remedia y otro “consuelo” infantil.

SOMOS generaciones herederas de un profundo descuido de la realidad. Este descuido fue sistemáticamente convertido en la anti-cultura de la modernidad, del “Gulag Disneylandesco”.

«Por supuesto, la mierda tóxica de la publicidad incesante y el negocio del espectáculo durante casi un siglo nos ha despojado de las capacidades cognitivas para tratar con la realidad que solía ser parte del equipo normal de la edad adulta, por ejemplo, saber la diferencia entre desear cosas y hacer que las cosas sucedan. Nos engañamos con demasiada magia «. -James Kunstler

Con abrir los OJOS y atrevernos a VER, y a SEGUIR VIENDO lo que no cuadra en nuestra “narrativa consoladora, mistificante y falsa” llegamos a educarnos, con sentido, con voluntad propia.

El estado del mundo de hoy, en términos de salud, de inteligencia, de corrupción, de criminalidad, de “sociedad” es exactamente el tipo de “herencia” que recae en la vida de los cuyos padres y madres hicieron todo para evitar de pagar el precio del Aprendizaje Vital y Verdadero. Se negaron a Aprender. Insistieron en permanecer ensimismados. Entregaron a sus hijos a malsalubriedad en todos sus términos. Siguen Y SEGUIRÁN fingiendo que no importan las consecuencias de sus elecciones activas y pasivas.

«El imperio es lo que sucede cuando los seres humanos olvidan lo que son y lo que están haciendo. Avanzamos el imperio a través de nuestra propia estupidez. «-Neil Kramer Entrevista en Red Ice Radio, «Cultura Imperial vs. Herencia Tribal» 21 de noviembre de 2014

Otra vez; no se trata de culpar. Algunos elegimos abrazar el desafío que nos corresponde en realidad. Habiendo crecido entre desubicados elegimos reubicarnos y capacitarnos a responder a los desafíos REALES que ya nos están cayendo encima.

En la inversión total y totalitaria de anti-culturas modernas podemos notar que es “muy mal educado” criticar a “padres y madres”. En contraste no es “mal educado” golpear a un niño, entregarlo a todo tipo de procedimientos supuestamente “educativos” y “médicos” cuyas procedencias y efectos elegimos ignorar.

Los niños heredan de la vergüenza que ya pretende ser la “sociedad” actual. No hay nada agradable en reconocerse hijos de sin-vergüenzas. Para quien se atreva a romper su alianza con falsedad, es el primer paso. Para todo padre que reconozca que arrastró a sus hijos a un sistema de auto-engaño, es un buen momento de abrir su corazón y remediar, porque todos hemos sido automatizados. 

En toda anti-sociedad imperial (literalmente «que opera por imposición), cuando un niño no “respeta” a padres incapaces de inspirar respeto, al niño se le impone respeto y, por lo tanto, se le obliga a vivir la mentira de un «amor» que asalta por su incapacidad de inspirar y de SER INSPIRADOR.

Considera la realidad apuntada y no solo las palabras. Para la suma mayoría de nosotros la realidad apuntada está mucho más cercana que confortable. En mis andanzas desde 2009, trabajando con gente en muchos países y en 5 idiomas, el impacto más destructor en la vida de la mayoría de mis clientes ha sido la dinámica familiar que vivieron y sobrevivieron durante su niñez.

Es fácil hablar de corrupción del “gobierno”. La corrupción del ser humano modernizado ya se impone desde la familia.  Es parte del arte mega-milenario imperial: invade TODOS los territorios de SER con fingir-ser.

Una anti-cultura de mentira religiosa, profesional, educativa, médica y cultural. Imperio” ES “imposición” . La imposición es la inversión de todos valores naturales, es decir “que nos nacen desde adentro”, en afirmación de Vida y no en la justificación de su degradación.

Una característica distintiva de las especies altamente evolucionadas es un largo período de impotencia postnatal, cuando los hijos no pueden valerse por sí misma. Otra característica es el comportamiento en grupo, una colectividad que requiere que toda la actividad se oriente a la supervivencia suprema del grupo.

Entre otros mamíferos, los demás miembros del grupo consideran que los padres no protectores son defectuosos. No solo disminuirán el número del grupo a través de ataques directos contra sus propios crías, sino que tampoco se puede confiar en ellos para proteger a los descendientes de otros mientras los miembros del grupo recolectan, cazan o se reúnan. Entonces son expulsados. Del mismo modo, los depredadores dentro de una especie no son tolerados. Son desterrados, evitados o asesinados. Estos no son juicios morales; son impulsos biológicos y, entre todas las especies menos la nuestra, convincentes.

Los animales humanos, por el contrario, han tolerado, incluso tolerado tácitamente, al no protector y al depredador, lo que lleva a una escalada de la violación, del asesinato y de la tortura de nuestros hijos. En lugar de hacer que su supervivencia, y la supervivencia de nuestra especie, sea una prioridad incuestionable, observamos con indiferencia mientras continúa la evolución de la crueldad. Gran parte proviene de la familia individual en sí misma; todo desde la familia humana como un todo.

En lugar de culpar a la «destrucción de la familia» de todas las enfermedades y males sociales, debemos enfrentar el hecho de que se trata de una herida autoinfligida. La «familia» se autodestruye, destruyéndose desde dentro por su incapacidad de nutrir y valorar a su descendencia. ¿Cuáles son los «valores familiares» de todos modos? A menos y hasta que el último «valor familiar» sea la protección de nuestros hijos, tal término no merece respeto.

No podemos seguir tolerando a los que se aprovechan de nuestros hijos: el futuro de nuestra especie. La evolución es una carrera, una carrera de relevos, con el bastón pasado de generación en generación. La competencia es entre aquellos que valoran a los niños como las plántulas de nuestra especie y aquellos que los valoran como vasallos y víctimas.” Andrew Vacchs, Parade Magazine (Énfasis, en negro, agregado)

http://www.vachss.com/av_dispatches/disp_9803_a.html

Muchos padres prefirieren la finta de que a nadie se les va a cobrar su Ignorancia, su Comodismo y la Falsedad que insistentemente eligen cada vez que topan con verdades “incómodas”. ¿Cuántos optan por un “beneficio” a cambio de lucrar de un abuso o falsedad cometidos en vidas ajenas y, generalmente, desconocidas? Con esto les queda muy “cómodo” fingir que a sus hijos no se les va a pasar la cuenta, tarde o temprano.

Ya banalizamos la ignorancia de nuestro comodismo.  Escribiendo desde el Valle de Oaxaca, en el sur de México, ¿cuánta gente se sirve diariamente de un sinfin de vasos de plástico o unicel para sus bebidas frías y calientes?  ¿Qué pasa con toda esa basura de plástico?  Se agrieta y luego cada pedazo sigue agrietándose hasta volverse micropartículas de plástico. Interactúan con el resto de la vida como lo que llaman «pseudo-estrógenos».  Desde que estoy en Oaxaca casi todas las mujeres de 20 o 30 y tantos años me han dicho que tienen myomas en sus matrices o quistes en los ovarios. ¡Como si fuera casual! Ya banalizamos la ignorancia de nuestro comodismo.  Así va la salud de nuestra juventud. Así va la fertilidad de los jóvenes – cayendo a pico.  Y la juventud sigue con su vaso de plástico en la mano en el comodismo de la ignorancia del cual sus padres fueron, y siguen siendo, tan insistentes ejemplares.

Encarar esto es, como dicen mis amigos mexicanos, más que cabrón. Evitarlo, también, es aún más desastroso. Ya lo vemos en la salud y la sociedad ya de por el mundo.

Cuando varias generaciones reclaman el “derecho” de ignorar la realidad, y de abusar de ella, tarde o temprano ni el precio del Aprendizaje, ni el de la Ignorancia, se van a poder esquivar. Ya se nos acabó el lujo de fingir que el cuidado de la realidad es “opcional” junto con la necesidad de aprender a navegar las consecuencias de su descuido.

Seguidamente la gente me pide un consejo para mejorar su salud. Luego me piden cuánto cuesta. En este sitio hay un montón de recursos para entrar en este Aprendizaje, sin gastar un peso. Pero no será gratuito.

El Aprendizaje es caro.  Cuesta todo lo que pensábamos ser, hacer, creer y saber, si lo que pensábamos ser, hacer, creer y saber nos llevó a mal. Cuesta topar con una enfermedad existencial mucho más grave que la diabetes, el cáncer, o la hipertensión; una enfermedad que resulta de fingir ser lo que no somos. Cuesta orientarnos y asumir plena responsabilidad por nuestro entendimiento, nuestras acciones y, cosa muy incómoda, el legado que heredamos de generaciones de consumidores comodines quienes se tragaron y degradaron el futuro de sus descendientes no por necesidad pero por puro antojo, negando las consecuencias ya obvias desde hace mucho y fingiendo no pasar la cuenta a sus decendientes.

Ya con que se estudie lo ya-ofrecido, en muy pocas clases podemos abrir un amplio panorama de entendimiento de como gozar de Salud realmente rebosante. La Salud es sólo un primer paso para un Aprendizaje mucho más amplio, hasta llegar a competencias reales y de PLENO ESPECTRO. ¿Quiénes lo harán?

En mi experiencia de los últimos 9 años te diré la realidad que he visto: poquísimos siquiera elegirán cuidar de su salud. Poquísimos siquiera leerán un solo artículo fuera de clase. Piden pero no pueden.  Y este es el fruto precisa y científicamente logrado por toda la programación de la neurología del «humano» moderno.

¿Quién es el hombre moderno? Es un crédulo bombardeado por la mente que obtiene sus órdenes de marcha desde las palabras clave del «lenguaje crepuscular» salpicadas a lo largo de «sus» noticias y eventos actuales. Incluso mientras baila al ritmo de los gerentes de élite del comportamiento humano, se burla con gran desprecio de la idea de la existencia y el funcionamiento de una tecnología de control mental masivo que emana de los medios y del gobierno. El hombre moderno es demasiado inteligente como para creer en algo tan supersticioso como eso.

… El hombre moderno es el sujeto hipnótico ideal: enorgullecido ante la idea de que él es la corona de la creación, niega con vehemencia el poder del control del hipnotizador sobre él, incluso cuando su cabeza se balancea arriba y abajo en una cuerda.

Lo que observamos en la población actual son los tres síntomas destructivos de las personas cuyas mentes están controladas por fuerzas extrañas: 1) Amnesia, es decir, pérdida de memoria. 2) Abulia, es decir, pérdida de voluntad. 3) Apatía, es decir, pérdida de interés en eventos vitales para la propia salud y supervivencia. Amnesia, abulia y apatía, son casi universales entre nosotros hoy y están ganando terreno con cada día que pasa.

Notas sobre el libro de Michael A. Hoffman II «Secret Societies and Psychological Warfare» (Sociedades Secretas y Guerra Psicológica) (2001)

Compilado por el Dr. Eric T. Karlstrom, Profesor Emérito de Geografía, CSUS, junio de 2015

http://www.gangstalkingmindcontrolcults.com/insights-from-michael-a-hoffmans-secret-societies-and-psychological-warfare-2001/ accedido el 2017/10/27

La salud solo crea las condiciones biológicas que puedan apoyar el crecimiento neurológico y de consciencia que apoye un Aprendizaje hacía responsabilidades reales frente a desafíos francamente asombradores. Hay muchísimo más por Aprender y compartir.

¿Porqué?

El Aprendizaje Vital y Verdadero empieza con dejar de pedir y empezar a Aprender hasta PODER. Empieza con el compromiso de encarar y de dejar de justificar mentiras, falsos consuelos, abusos, y “remedios” falsos, fantasiosos y/o impotentes. Estos constituyen la mayoría de lo que hoy se ofrece bajo rúbricas de “religión, espiritualidad, alternativa, historia y progreso”.

Adultos funcionales APRENDEN HASTA PODER intercambiar valores reales y ofrecer Vida-con-Verdad a sus hijos. Dejan de pedir. Se llevan a poder, cueste lo que cueste.

Muchos buscan clases y teorías, todo servido con cucharita. En el primer momento de topar con una responsabilidad propia, siguen pasivos. No aman nada, ni siquiera a ellos mismos, lo suficiente para dedicarse a cuidar su realidad. El 99% nunca van a leer un artículo, o ver un video, para aprender lo que pretenden “querer”.

SON esclavos. Insisten en serlo. Los esclavos odian la libertad, aunque la reclamen.  Pero la libertad no se reclama.  ¡Se toma! ¡Se ROBA!

Todo esclavo que se libera lo hace al robarse a su amo,

y volverse amo propio, con Amor Propio.

Todo Aprendizaje es Auto-aprendizaje. Uno tiene que llevarse a la Naturaleza de lo que dice querer aprender. Y hay que dedicar Atención a esta Naturaleza; no a una definición hecha por otros, pero a su Naturaleza, su Diseño, su Desarrollo, sus Matices, sus Cambios, sus Ciclos, sus Influencias.  El Aprendizaje VER-DAD-ero es un Acto Amoroso.  Es una Entrega.  Es una Conexión Profunda.

Es un bello proceso. Y se tiene que cumplir paso por paso y por completo.

Requisitos Iniciáticos

Entre Pueblos Ancestrales hay requisitos Iniciáticos. Comprende muchos elementos, todos conectados al Suelo de Nuestro Vivir. Desde la Iniciación dejamos de vivir como “persona” aniñada y mimada. Respondemos al Suelo de Nuestras Responsabilidades con Habilidad. Asumimos el Compromiso ESENCIAL, es decir, “respondiendo a las Naturalezas de lo que ES”.

Se reconfigura nuestro “sistema operativo”, tradicionalmente en un Cerro o Bosque Sagrado en donde la Vida en su Plena Potencia nos in-forma, después de poner fin a nuestras ilusiones enmascaradas y “personales” (literalmente “de máscaras”). Nos reinstala el Sistema Vida como nuestra forma de ser en responsa-habilidad.

¿Aprendizaje o Ignorancia? Cada uno elige. Sembramos las consecuencias como herencia para los que nos siguen. El precio y las consecuencias de nuestras elecciones ya no se van a esquivar.

¡Juntemos Semillas

de Sabiduría,

que nuestro Legado para nuestros Pueblos

Sea de VIDA DERECHA y VERDADERA,

y no de Falsedad, Enfermedad, Esclavitud y Extinción!

2 Respuestas

  1. Leticia Sánchez

    Gracias Caminante O por esta clase maestra sobre «el precio del Aprendizaje» para mi fue importante volver a leer el articulo ya que estoy en mi proceso de aprendizaje con las plantas, el suelo, la huerta. En los diálogos con un niño que nos apoya en la huerta ha salido el tema de ¿quien sabe mandar? y me has corregido en cuanto ver que lo que manda es la REALIDAD, no manda la persona (mascara). Con esta experiencia y el apoyo de esta lectura realizo entonces que pocos SABEN LEER LA REALIDAD, y que lo hay que fortalecer no es a la persona (mascara) es al SER que SABE LEER LA REALIDAD. Esto es bello para mi, por que amo el aprendizaje y realizar esto me ayudará mucho al momento de compartir con los jóvenes y niños el trabajo que realizamos todos los días en la huerta, sin idiotizarnos, sin perder el contexto que actualmente vivimos, mi generación y las generaciones que vienen necesitamos urgentemente ser iniciados a la REALIDAD de la VIDA.

    • Caminante O

      Gracias por tu comentario tan lúcido, Leticia. Todos hemos escuchado un sinfín de debates sobre el tema de ¿quién debe de mandar? que es una parte integral de la destrucción cultural y relacional tan manifiesta en la REALIDAD de hoy. ¿Mandarán los hombres, las mujeres, los ricos, la mayoría, los científicos, los políticos, el «mercado»? Poco se aprecia que, DE POR SI, LA REALIDAD MANDA. La Realidad no es una preferencia. La Realidad es LO QUE EXISTE, nos guste o no. Sin ese entendimiento FUNDAMENTAL no hay común-idad, ni siquiera entre dos personas o, más curiosamente, entre lo que «piensa» uno y su propia naturaleza VIVA, su cuerpo, su salud. Una de las fuerzas más destructivas de culturas fuertes, sanas, bellas y vitalizantes es el consumismo y al adiestramiento a ver todo desde «su preferencia personal», con la Realidad enmascarada. La Realidad no es opcional, aunque el prestar atención y responder a ella sí puede serlo – por un tiempo. Los resultados de ignorar cualquier aspecto «incómodo» de la realidad ya están grotescamente manifiestos hoy, con una pandemia de malsalubriedad, de ignorancia y de cobardía y sometimiento a tiranía manifiesta de por el mundo.

      Me alegro que haya adultos como tú, despertando en niños y jóvenes sus capacidades de reconocer, apreciar, rastrear y responder a Realidades y de distinguir entre lo que fomenta la Vida y el Bienestar, y lo que no, DESDE LA OBSERVACIÓN DE REALIDADES. Es el aporte que corresponde a TODO adulto FUNCIONAL con respeto a las generaciones que nos siguen, y la de ser honesto en cuanto lo que la Realidad revela de quienes y como hemos vivido y sus consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *